17 julio, 2024

Condenadas 10 personas por apuestas ilegales en el Cesar

Varias personas implicadas en vender chances ilegales’ en toda la región caribe de Colombia terminó fueron condenados por el Juzgado Tercero Penal del Circuito Mixto de Valledupar, la Policía y la Fiscalía Seccional del Atlántico capturaron a los cabecillas de la organización criminal ‘Chance Maker’, señalados de vender el juego de manera ilegal en la región Caribe.

egún detalló el informe, se especificaron datos importantes como los lugares de ubicación de vendedores, zonas de georreferenciación y números telefónicos de ciertos cabecillas con el fin de dar con los ‘cerebros’ de la operación, quienes fueron:

Jorge Andrés Bustamante Navarro, Grettel Eliana Daza Santiago, Khaterine Paola Bustamante Navarro, Marina Esther Navarro Pineda, Carlos Alberto Cadavid Gomez, Cindy Patricia Diaz Arias, Juan Carlos Castilla Lobo, Francisco Molina Suarez, Victor Julio Marriaga Larios, Heroína Mercedes Molina Oñate y Manuel del Cristo Ríos Mercado.

De acuerdo con Jhony Mena, abogado defensor de las víctimas en el caso, “fueron 10 las personas que aceptaron los cargos, los demás apelaron y su proceso continúa”.

Según las autoridades, se trataba de “una empresa criminal dedicada a la explotación del monopolio rentístico de las apuestas, a través de la venta y comercialización de chance”, con rentas ilícitas de entre 180 y 680 millones de pesos diarios.

En ese sentido, explican que no contaban con los documentos pertinentes que legitimaban el negocio, por tanto, no estaba “autorizado para la comercialización de chance”.

Venta ilegal de chance

Cada uno de los miembros fue identificado en la investigación. Foto:

Jhon Jairo Bonilla / Archivo EL TIEMPO

La investigación concluyó que todas las personas capturadas cumplían con un rol fundamental dentro de la organización delictiva. Además, se demostró que operaban desde antes de 2018 en casi todos los rincones de la región Caribe.

Se detectó presencia de esta red en departamentos como Cesar, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba y La Guajira.

Quienes cumplían con los cargos de vendedores, pachangueros, banqueros y planteros recolectaban grandes sumas de dinero al vender y comercializar las boletas de la falsa lotería.

Según detalló el informe, “en los sectores de más bajos recursos, en los que utilizaban talonarios ordinarios que no cumplían con las medidas de seguridad exigidas, hacían los apuntes de las apuestas jugadas de forma clandestina”.

Los vendedores ilegales terminaban su jornada laboral y llevaban al ‘pachanguero’, quien tiene entre 10 y 20 vendedores a su cargo, el producido del día. Luego de que este personaje realizaba la cuenta de las ventas, se le entregaba el informe al ‘banquero’, quien se encargaba de llevar el orden de las finanzas y daba, a la vez, los premios de algunos ganadores.

Luego le entregaba los datos exactos al ‘plantero’, quien es la persona encargada de respaldar las apuestas teniendo en cuenta su considerable capacidad económica.

Para poder comercializar chance de forma legal es fundamental ser autorizado por la gobernación de cada departamento, pagar impuesto a la salud, informar a los entes de control de la actividad y utilizar los talonarios exigidos.

Esta organización no cumplía con ninguno de esos requerimientos.

Según el abogado Mena, la región Caribe es de las más afectadas con este delito. En diálogo con EL TIEMPO explicó otras modalidades ilegales presentes en diversas ciudades.

Rifa ilegal: Consiste, según la explicación de Mena, en que varias personas personas que salen con megáfonos a las calles y “rifan entre uno y dos millones de pesos con unos volantes que no cumplen con las normas”.

Rifa ilegal

Ofertan cifras de dinero que no cuentan con ningún tipo de respaldo legal.Foto:

Cortesía de Jhony Mena.

Además, comentó que no tienen el permiso de ninguna autoridad para operar. Pese a ello, juegan todo el día y hay rifas de este estilo por todas las zonas de la Región. Acumulan el dinero de incautos, quienes creen en las falsas promesas de la lotería engañosa.

Keno: Funciona como una especie de bingo. De acuerdo con el abogado, “es como un cáncer para el sistema de salud, pues no tiene permisos de Coljuegos”.

Keno

Estos son ‘Kenos’ decomisados por las autoridades.Foto:

Cortesía de Jhony Mena.

Vale destacar que es considerado como un ‘juego novedoso’ (los que están en internet y son digitales, como las apuestas deportivas, aunque estas sí están avaladas).

Funciona con dos televisores que sirven de pantallas: uno que usa la persona que opera el juego y el otro que observa el jugador.

Según Mena, parece un ‘Baloto’. “Eso es un enganche muy fuerte para los jóvenes y en cada tienda de la costa atlántica hay un keno”.

Un solo ‘compumueble’ tiene un costo aproximado de 15 millones de pesos. Está compuesto de los televisores, un computador y el mueble para ubicar ambas pantallas.


Este juego puede convertirse en un ‘hueso difícil de roer’, “porque si un día se hace un operativo y recogen 50, al otro ya hay 100. Por eso es que aquí hay una relación con el microtráfico, pues una familia normal no tiene para pagar esa millonada en tan poco tiempo”.

Chance: Se hace de forma manual, no está sistematizado. Se juega, como indicó Mena, en mayor medida en los barrios periféricos de ciudades como Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Valledupar y en municipios más o menos grandes.

En una breve radiografía social, el abogado concluye que “donde hay presencia de juego ilegal se incrementa la inseguridad: mayor hurto a mano armada y el microtráfico”.

“Es un círculo vicioso gravísimo”, enfatizó.

chance ilegal

Los chances ilegales siguen moviendo grandes sumas de dinero.Foto:

Cortesía de Jhony Mena.

Desde su percepción y experiencia, Mena asegura que “después del narcotráfico y la minería ilegal, el otro gran negocio es el juego ilegal, pues las disidencias y grupos al margen de la ley han tomado las riendas. Esto se da por la atención tardía que le dio el Estado al tema”.

Tendencias EL TIEMPO

About Post Author